La luz de Toper fue encendido en un taller muy pequeño de 33 m2 en Esmirna en 1954 con la inteligencia brillante y conocimiento técnio que se desarrollaba constantemente de Nurettin Karakundakoğlu. Recibió gran interés el primer molinillo de café desarrollado por el Señor Nurettin quien había estado trabajando para producir nuevas máquinas, facilitar la producción, aumentar la calidad desde su juventud.

En aquellos días, diseñó y produjo el primer molinillo del trigo bulgur de Turquía con su previsión desarrollado.

A pesar de los 60 años transcurridos, siguen aún funcionando muchos molinillos producidos por el Señor Nurettin quien producía a veces 300 máquinas al año en su taller muy pequeño con gran apoyo de su mujer, la Señora Zekiye.

La tradición familiar de Toper se basa en esta gran solidaridad.

En los años 70, los miembros familiares de la segunda generación recibían educación técnica para el proceso de producción de Toper o trabajaban activamente en la producción.

En los 80, la generación jóven empezó a hacer investigaciones en las universidades y los institutos de investigación.

En aquellos años, cuando los productos de Toper recibieron el gran interés de la gente libia, la marca de Toper entró por primera vez en los mercados internacionales.

Los nuevos productos, creados con la composicion de la experiencia del Señor Nurettin y las investigaciones de la generación jóven, entró en el mercado de Yugoslavia a principios de los 90.

Después de 1995, empezaron a exportar los productos de Toper a Italia después de los mercados de Romania, EE.UU. y Canadá con la calidad técnica y los estándares de seguridad que se desarrollaban constantemente.

Toper, que redució la duración de torrefacción a 9 minutos con sus estudios de Investihación y Desarrollo en aquellos años, empezó a colaborarse con Tubitak en el año 1997 por primera vez.

Toper, que tradicionalizó la intensa colaboración con las universidades e instituciones de investigación tras el segundo proyecto de Tubitak en 2001, desarolló muchos patentes.

Hoy en día, Toper produce los equipamientos de procesar el café líderes del mundo con la participación en los procesos laborales de la tercera generación de la familia quien estudia en las áreas mecánicas, técnicas, de automatización, mercadotecnia internacional, desarrollo laboral.

Según los informes de varias instituciones internacionales de investigación independiente, Toper ya se considera como una de las 8 marcas claves de la industria mundial de torrefacción de café apartir de 2015.

La luz, encendida por el Señor Nurettin en 1954, hoy se brilla exactamente en 132 países.